El perdón

¡Hola de nuevo!

Estoy aquí otra semana más con una de vuestras preguntas: ¿Cómo puedo perdonar?

En muchas ocasiones vivimos experiencias que nos han hecho sentirnos resentidos, dolidos y/o decepcionados con alguien. Esto lleva, inevitablemente a la pregunta ¿Le perdono? Perdonar a una persona que nos ha hecho daño, el acto de perdonar es una decisión.
Existen otras vías más fáciles y a las que recurrimos otras muchas veces: la venganza y el rencor (Para saber más sobre cómo manejar el rencor pincha aquí: https://lapsicologiasindivan.wordpress.com/2015/03/12/como-gestionar-el-rencor/). Estas producen, inicialmente, un alivio temporal pero conllevan mayor malestar a largo plazo ya que el dolor y el desequilibrio en la relación no se han resuelto.

El perdón implica tomar consciencia del daño que nos han producido y decidir abandonar el resentimiento hacia quien ha producido tal daño, cesando así la ira y otras conductas destructivas y renunciando a la venganza, el castigo o el rencor. Este proceso no implica necesariamente el abandono de la búsqueda de justicia ni dejar de defender los propios derechos, más bien se trata de no buscar en estos aspectos el desahogo emocional y la resolución del propio malestar. Es decir, mediante el perdón se restituye el daño ocasionado en el aspecto emocional ya que cuando se perdona se modifican los sentimientos hacia quien ha ocasionado el daño: ya no siento rencor, ni deseos de venganza, ni ira.

Cabe destacar que el perdón es una decisión individual y, por lo tanto, no implica a la otra persona en ningún caso. En cambio, la reconciliación, por ejemplo, sí implica un proceso de dos personas.

Pautas para perdonar:

Analizar la situación y reconocer el daño sufrido. En primer lugar, tendremos que evaluar qué ha ocurrido y analizar las circunstancias que han llevado a la otra persona a hacernos daño, esto favorece la comprensión y el proceso de perdón. Es imprescindible reconocer y aceptar el dolor que me han causado para poder perdonar.
Elegir la opción de perdonar. No perdonar a la otra persona nos coloca en una situación de sufrimiento y malestar generalizado. Tomar la decisión de perdón significa que renuncias a tu propio malestar y que vas a cambiar las conductas y sentimientos hacia el otro.
Aceptar el dolor, sufrimiento y rabia. Perdonar no implica deshacernos totalmente de todas las emociones desagradables, pero sí implica no utilizar estas emociones en contra de la otra persona. Por ello, sentir sufrimiento o rabia es totalmente normal, el problema aparece cuando nos dejamos llevar por ellos en contra de los propios valores e intereses.
Transmitir el perdón y expresar tus sentimientos. Implica la acción de expresar nuestra decisión y, a continuación, iniciar otras conductas para reconstituir o no el equilibrio en la relación con la otra persona.
• Tener claro que el perdón no es el olvido. Es un acto que hacemos por nosotros mismos para liberarnos del malestar y de las emociones y sentimientos hacia el otro.
Somos responsables de nosotros mismos. Nosotros mismos somos los únicos capaces de modificar nuestras acciones y sentimientos, podemos percibir las cosas de otra forma y elegir cómo nos sentimos. Por ello, es importante no caer en el error de culpar siempre al otro y de otorgarle una responsabilidad que no tiene.

Espero que os sirva de ayuda, ¡Hasta la próxima!

Anuncios

One thought on “El perdón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s