La importancia de decir ‘NO’ a los niños

La educación y sus formas de manifestación han cambiado enormemente en los últimos años. Los cambios en la sociedad, los avances, las tecnologías y el consumismo promueven sin duda la educación basada en el materialismo, los constantes premios y ganancias y, por supuesto, el deseo de los padres de dar todo a sus hijos.

Pero no nos equivoquemos, “dar todo” no tiene porqué entenderse ni hacerse al pie de la letra. Para quienes piensan que “dar todo” es comprar la tablet que tu hijo quiere, regalarle el móvil más moderno y de última tecnología, y un largo etcétera, seguramente estáis equivocados. Tus hijos cuando sean adultos maduros y responsables no recordarán especialmente el juguete tecnológico que le regalaron con 7 años, es mucho más probable que recuerde los momentos en familia, el cariño y el amor de sus padres/madres, el tiempo de calidad invertido en ellos.

Los niños de hoy en día, al menos la mayoría, están acostumbrados a pedir y recibir. Mejor dicho, se les está acostumbrando. Muchos niños y adolescentes no aceptan un no por respuesta ya que durante toda su vida han conseguido lo que quieren. Es muy común encontrar niños incapaces de esperar, exigentes y con rabietas frecuentes, poco flexibles y que no se adaptan a cada circunstancia,…

Muchos padres y madres, con el fin de no provocar situaciones críticas, acceden a las peticiones de sus hijos. Es evidente que este comportamiento se hace desde la mejor de las intenciones y desde el instinto de protección, para que el niño no “sufra”. Sin embargo, si el niño consigue siempre lo que desea, nunca se enfrenta a situaciones difíciles, desagradables o frustrantes, tan enriquecedoras y positivas para su desarrollo psicológico.

tolerancia a la frustración1

 

¿Cómo aprenden los niños que a veces no se consigue lo que uno quiere si desde pequeños han tenido todo lo que han querido?

 

 

A nivel psicológico, consideramos que la tolerancia a la frustración es fundamental para que los niños, en su edad adulta, puedan afrontar adecuadamente y de forma sana y positiva las dificultades, las decepciones y los problemas de la vida. Tolerar la frustración significa ser capaz de afrontar las limitaciones y problemas que todos tenemos a lo largo de nuestra vida, a pesar de la molestia, la incomodidad o el desagrado que puedan causarnos.

Un adulto que, en su infancia y adolescencia, no ha cultivado esta tolerancia, se frustrará fácilmente, posiblemente tendrá una autoestima más baja, se enfadará consigo mismo y con el mundo, sentirá tristeza, rabia y angustia por no saber afrontar o aceptar los obstáculos. En este sentido, también será más probable que aparezcan otros problemas como la ansiedad o la depresión.

Y entonces… ¿Cómo se puede “entrenar” la tolerancia a la frustración en los niños?

En el próximo post te desvelamos algunas recomendaciones y pautas…

 

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s