¿Mi hijo/a necesita ir al psicólogo?

Cada vez es más frecuente que los padres soliciten la ayuda de un profesional para afrontar dificultades o problemas con sus hijos. Las preocupaciones más habituales de padres y madres hacen referencia al comportamiento del niño (frustración, rabietas excesivas, agresividad, etc.), aspectos emocionales (ansiedad, tristeza, autoestima, miedo, etc.) y el ámbito educativo (fracaso escolar, problemas de aprendizaje, etc.).

Resultado de imagen de psicologia infantil

Sin embargo, muchos padres son reticentes a la idea de llevar a su hijo/a a un psicólogo…¿Por qué?

Quizás en la base de ese rechazo se encuentra el miedo o incertidumbre a lo desconocido y, además, la idea que muchos tenemos en nuestra mente: “si vas al psicólogo es porque tienes un problema grave, porque estás loco”. Es cierto, las personas con problemas graves reciben, la mayoría de veces, ayuda psicológica. Pero, por otro lado, también las personas con problemas menores acuden a consulta psicológica. El principal motivo para buscar ayuda de un profesional es el propio malestar, es decir, que la persona no se sienta bien por lo motivo que sea y/o que ese malestar le esté afectando de forma importante en su vida. El motivo por el que se busca ayuda es secundario, no importa que sea por una muerte cercana, por haber perdido el trabajo o por no saber cómo gestionar el estrés: todas estas circunstancias producen malestar y esa es la principal razón por la que se necesita la ayuda de un psicólogo/a.

Cuando hablamos de niños y niñas, no es diferente. No vamos a hablar del problema en sí. Lo más importante es el malestar que ese problema o circunstancia le genera al niño.

Ante la sospecha o confirmación de un “problema” que interfiere en la vida del niño, algunos padres y madres se preguntan ¿Mi hijo/a necesita ir al psicólogo? y otros tantos rechazan completamente esta posibilidad. Hoy vamos a replantear este tema teniendo en cuenta que…

  • Pensamos que los problemas de los niños son simples, que no tienen la misma importancia que los problemas de un adulto. Para nosotros los adultos no, pero para ellos sí. Un niño al que le hacen bullying sufre tanto como un adulto maltratado, un niño que se siente triste y decaído sufre tanto como un adulto con síntomas depresivos,…Restarle importancia a un asunto que está afectando al niño no hará que se solucione.
  • Los niños no pueden y no saben expresar lo que sienten de la misma forma que nosotros, los adultos. Sus problemas se suelen manifestar a través de su comportamiento diario con sus padres, sus iguales, sus profesores, etc. No admitir un problema porque el niño no lo exterioriza como nosotros esperamos es un error muy común. Para saber qué le ocurre tendremos que ver con sus ojos, acercarnos a su realidad y observar, en vez de esperar que lo exprese con palabras.
  • “Son cosas de niños” es una frase muy habitual ante los problemas de los niños…Sí, a veces son solo cosas de niños pero muchas otras no. Además, puede que aquello que en un principio parecía una tontería se agrave con el tiempo y se convierta en un verdadero infierno para el niño que lo sufre (por ejemplo, en casos de acoso/bullying)
  • Los padres son parte responsable de la vida y el bienestar de sus hijos y, por lo tanto, tienen que responder ante las demandas y necesidades de sus hijos. Muchas veces se toma una decisión sin ser del todo conscientes del impacto que produce en los niños. Tomar la decisión de no acudir a un psicólogo/a puede suponer un alivio para los padres (“mi hijo no tiene ningún problema”, “ya se le pasará”, “yo puedo darle toda la ayuda que necesita”, “yo no creo en los psicólogos”, etc.) pero puede ser una decisión poco acertada para los hijos, que son quienes sienten ese malestar y no saben cómo afrontarlo.
  • Admitir las propias limitaciones siempre será beneficioso para tu hijo. Eres su padre, o su madre, claro que conoces a tu hijo/a y, por supuesto, sabrás reconocer lo que necesita en cada momento. Harás todo lo que esté en tu mano por ayudarle. Sin embargo, a veces no es suficiente. Y no es por tu culpa, por descontado. No puedes ser médico, psicólogo, maestro y un millón de personas más a la vez. Seguramente hay aspectos y demandas de tu hijo/a que se te escapan, que no sabes cómo gestionar o afrontar y es totalmente normal. Para eso existen otras figuras, como los psicólogos, que saben qué hacer y cómo hacerlo en cada momento.
  • Nunca está de más consultar a un profesional para que pueda valorar la situación. Es posible que realmente el niño no necesite terapia y sea suficiente con pocas sesiones de orientación a los padres. También puede ser que el niño necesite acudir a terapia semanalmente. ¿Qué problema hay? El psicólogo le proporcionará herramientas y recursos personales que le ayudarán a superar problemas, retos y dificultades, tanto en el presente como en el futuro, cuando sea una persona adulta. Por lo tanto, ¿qué hay de malo en ello? ¿Qué es lo que nos echa tanto para atrás ante la idea de que nuestro hijo/a vaya al psicólogo/a?Resultado de imagen de psicologa infantil

Los niños van todas las semanas a sus actividades extraescolares, clases particulares, etc. ¿Por qué no deberían ir al psicólogo/a cuando existe un problema o dificultad que los padres no saben o no pueden resolver? No descartes la opción de buscar ayuda de un profesional, los beneficios que el niño/a puede obtener serán de gran valor a lo largo de su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s